Publicaciones

Dossier Viví Francia 2020 - Las empresas que operan en la Argentina son todo terreno

Cuestiones de comercio, industria y el acuerdo Unión Europea-Mercosur, en palabras de Jorge Neme, Secretario de Relaciones Económicas Internacionales

En el contexto de las charlas e intercambios organizados a lo largo de la última edición de Viví Francia, el Secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería argentina, Jorge Neme, se refirió a la importancia de este foro franco-argentino para “mover ideas, que es lo que caracteriza siempre el poder intelectual y cultural de Francia, la posibilidad de intercambio, de pensamiento profundo”.

Como responsable de la Secretaría que formula las estrategias y cursos de acción en las negociaciones económicas y comerciales bilaterales y multilaterales así como las políticas de captación de las inversiones extranjeras de carácter productivo, Neme recordó la larga tradición de los franceses y las empresas francesas en la Argentina, remontándose a la figura de Clodomiro Hileret.

Hoy día, observó, Francia es “un inversor y un jugador importante en la economía, pero también en el pensamiento, en la construcción de conceptos acerca de cómo podemos desarrollarnos y recuperar un sendero de crecimiento sostenible”. “Pasamos de un país que tenía un desarrollo industrial incipiente y de punta, con un 4% de pobreza y una estructura industrial realmente envidiable, a una situación donde hemos perdido enorme capacidad industrial, puestos de trabajo productivos, migración de recursos humanos calificados, descapitalización de las grandes empresas argentinas y pérdida de valor en general, no solo en nuestra economía sino también en nuestra sociedad”, apuntó Neme. Recuperarse de esa situación “prevalece hoy en las decisiones que está asumiendo y tomando el gobierno argentino”.

El funcionario recordó la grave situación debida al incremento de la deuda externa, la pérdida de empresas, la reducción de pymes exportadoras, la eliminación de puestos de trabajo productivos y el incremento de la pobreza hasta un 35% de la población.


Afrontar la situación

Entonces “el control de cambios, determinadas modalidades de control de precios, demoras y problemas en las importaciones, obedecen a una situación excepcional, no deseada ni querida. No son para nada ni la política ni las decisiones del Presidente de la Nación ni del Ministro de Economía Martín Guzmán. Nada está más lejos de su marco conceptual que permanecer atado a controles de precios y cambios rígidos, a un sistema de licencias no automáticas de exportación: pero la realidad de alguna manera estableció ese modo de operar por un tiempo. Y lo primero que estamos haciendo es cerrar un acuerdo que creo le va a dar previsibilidad a la economía argentina en relación con todo el mundo financiero privado. Estamos abordando una negociación muy seria con el Fondo Monetario para tratar de ordenar definitivamente un programa que sea perdurable en cuanto a variables macroeconómicas, que alcance niveles de consistencia apropiados para poder promover inversiones, incrementar la cooperación, incorporar tecnología, mejorar la competitividad, proyectar las empresas argentinas a los mercados mundiales y sobre todas las cosas crear empleo”.
 

La palabra es resiliencia

Jorge Neme aludió así a un concepto mencionado por la embajadora de Francia en la Argentina, Claudia Scherer-Effosse: la resiliencia. “Las empresas que operan en la Argentina son todo terreno, a lo largo de 40 años han tenido todo tipo de políticas. Hemos pasado de todo. Y aquí estamos. Hay algunos sectores que han podido sobrevivir e incluso han crecido, en particular en el agroindustrial y el automotor, que ha venido acompañando en los últimos años con inversiones fuertes. En todo eso las empresas francesas han sido protagonistas. Una de ellas es Dreyfus, con la que hablamos regularmente desde la Cancillería: está llena de iniciativas y eso es lo que nosotros necesitamos”.

A continuación, el Secretario de Relaciones Económicas Internacionales aludió a los futuros objetivos ambientales a los que aspira el mundo, sobre todo después de la pandemia: “El Pacto Verde, el hecho de alcanzar en 2050 el carbono neutro, son objetivos absolutamente fundamentales y sería muy importante que se integren al diálogo del acuerdo UE-Mercosur. Desde nuestro punto de vista, el capítulo ambiental también exige esfuerzos del mundo desarrollado muy importantes en materia de inversiones. Porque no hay cuidado del medioambiente si no hay inversiones. El deterioro del medioambiente está asociado, en América del Sur, fundamentalmente a la situación de pobreza, a la falta de desarrollo y a la necesidad de una buena parte de la sociedad de la sobrevivencia más elemental. Y entonces la posibilidad de cuidar ese medioambiente entre todos no es solamente formular un marco regulatorio, sino además promover que se hagan las inversiones necesarias para que eso pueda ser cuidado como corresponde”.

“Hemos hecho una cierta introspección sobre qué estaba pasando en la estructura de organización del comercio exterior argentino y cómo podíamos plantearnos políticas públicas
y lineamientos estratégicos. En función de eso hemos instituido, por indicación del canciller Felipe Solá, un Consejo público-privado para la promoción de exportaciones. Ese Consejo hoy está integrado por 244 cámaras y con 16 mesas de trabajo por temática: pronto vamos a tener un resultado, un paper de cada una de esas mesas, relativo a lo que puede ser el acuerdo entre lo público y lo privado para promover exportaciones”, explicó Neme.

En segundo lugar -agregó- se constituyó el Consejo Federal de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior, porque hacía falta darle un espacio institucional a las provincias argentinas cuya oferta exportable es muy diversa, requiere asistencia para que se desarrolle y necesita inversiones para alcanzar niveles de competitividad. Así esta nueva instancia va a ser el ámbito de construcción e intercambio permanente e institucional entre la cancillería y las provincias.

Finalmente, Jorge Neme aseguró compartir la visión del acuerdo Unión Europea-Mercosur no como un tratado de libre comercio, sino como un tratado de asociación: “Queremos sostener
el principio de la unidad de visión y nos parece bien que se discutan los términos de medioambiente, pero en tanto eso supone un esfuerzo muy importante de la cooperación internacional para brindar y construir un programa que mejore las condiciones. No
solamente hablamos del Amazonas, también del Chaco americano, donde nos impacta el cambio climático, así como la sequía que hoy afecta a los ríos de la Cuenca del Plata. Y eso no es una excusa para demorar nada, es la necesidad de incorporar esa discusión en términos razonables y profundos”.

Otras noticias:

No news available.
Share this page Share on FacebookShare on TwitterShare on Linkedin