Publicaciones

Dossier Viví Francia 2020 - El futuro post pandemia

El economista y ensayista francés Jacques Attali participó como orador principal en el Forum Empresarial 2020

El economista y ensayista francés Jacques Attali participó como orador principal en el Forum Empresarial 2020, donde compartió sus puntos de vista sobre los efectos de la pandemia y cómo deben cambiar nuestras sociedades para enfrentar el mundo de mañana.

Jacques Attali participó en el XVIII Forum Empresarial virtual de CCI France Argentine, el 12 de noviembre, junto a la economista e investigadora del CNRS Anne-Laure Delatte. El encuentro virtual, con videoconferencias entre París y la Argentina, fue titulado “La visión desde Francia: repensar el mundo: el futuro post pandemia”. Jacques Attali participó en su condición de presidente de la Fundación Positive Planet. Profesor universitario y economista, autor de 81 libros traducidos a 30 idiomas, Attali fue asesor especial del presidente François Mitterrand durante diez años. Fundó cuatro instituciones internacionales: la ONG Acción contra el Hambre, el programa europeo de desarrollo de nuevas tecnologías Eureka y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo. Positive Planet, por su parte, trabaja en la organización de una economía mundial a favor de las futuras generaciones. 

El ensayista dio primero una charla y contestó luego varias preguntas del público que asistió al Forum; además aprovechó la ocasión para dar a conocer su nuevo libro, que se presentará en 2021 en español. Se titulará "La economía de la vida. Prepararse para lo que viene" y es una respuesta anticipada a varias preguntas planteadas en su charla, así como una advertencia para el futuro: Attali afirma que “la democracia estará en peligro si queremos un regreso del mundo que teníamos antes de la pandemia”.


De la FIFA a la pandemia

Al tomar la palabra, Jacques Attali recordó que vino hace dos años a la Argentina para el G20: “Tuve el privilegio de asistir a las reuniones que tuvieron lugar en ese momento y ver cómo los jefes de Estado preparaban, o no, el porvenir. No nos imaginábamos en ese entonces, obviamente, que estaba por estallar la pandemia. Pero recuerdo, con tristeza, que entre los jefes de Estado había una persona a la que todos escuchaban con fascinación, sobre la FIFA. Hablaba de fútbol; todos lo escuchaban con muchísimo interés, ya que la FIFA es la única organización internacional que funciona… Una decisión del presidente de la FIFA se aplica inmediatamente en el mes que sigue, y se puede entender por qué el fútbol es más importante que la salud, o la alimentación, o el agua. En fin, es una organización que funciona mucho mejor que muchas otras, por ejemplo las que trabajan en el campo de la salud. Por supuesto lo digo con ironía, pero muestra cómo es el mundo en que vivimos y cuáles son las prioridades que tenemos. Esta crisis revela también que no nos hemos preparado para un evento de tal magnitud, aunque hubo muchas señales. Los pocos países que se prepararon -podemos hablar de Corea del Sur- salieron muy bien de la crisis, porque habían anticipado ese tipo de acontecimiento”.

Jacques Attali siguió analizando la irrupción de la pandemia y recordó que “en un país como Corea del Sur, ya a mitad de diciembre de 2019 implementaron una estructura para reaccionar, rastrear, testear los casos; el 12 de enero estaba disponible el test, es decir, varios días antes del primer caso sobre su territorio. Y hoy, para una población de 54 millones de habitantes, tuvieron unas 500 muertes y no hubo confinamiento. Entonces obviamente no tiene nada que ver con el impacto que hubo a nivel mundial. Tendríamos que haber seguido todos el modelo de Corea, y no el modelo chino, pensando que estaban haciendo bien las cosas”.

“De todos modos -agregó- es tarde para polémicas, pero tenemos que ser conscientes de que no estábamos preparados para la crisis: y hoy las soluciones siguen siendo las mismas, mientras esperamos la vacuna y los tratamientos. Cuando en realidad hacen falta tests, políticas de aislamiento e instrumentos de seguimiento de los enfermos y sus contactos. Y todo esto masivamente: testeos y seguimientos. Si no, estamos condenados a ver volver la pandemia y sufrir masivamente sus consecuencias. Las vacunas llegarán a muy breve plazo, pero la crisis económica estará instalada por unos tres años, probablemente. Porque es imposible salir adelante de un problema de tal magnitud en pocos días”.

Cambiar de economía para no repetir la historia Jacques Attali recordó que “esta crisis ya causó más de 40.000 muertes en la Argentina, con más de un millón de contagios. No hay que esperar salidas en cuestión de semanas; hace falta tiempo. Pero en este momento, la prioridad inmediata es el uso del barbijo y planes de testeos masivos para aislar los casos de contagio. Y luego hay que pensar ¿qué economía queremos? Si volvemos a los modelos de antes, no nos preparamos para la futura pandemia, la que vendrá después. Volveremos a producir las mismas circunstancias, y pasará lo que ocurrió luego de la crisis de la gripe española. No hay que olvidar que hubo tres olas de aquella pandemia, que desapareció solamente luego de haber matado a millones de personas. Otra vez: repito que si queremos volver al mundo de antes, a nuestros modos de vida prepandemia, lo que tenemos frente a nosotros es algo similar a los Años Locos, como llamamos al período posterior a la Primera Guerra Mundial y la pandemia de gripe española. Pero no va a durar mucho tiempo. Recordemos que durante los años 30 llegaron las dictaduras, luego la Segunda Guerra Mundial: será lo mismo ahora si volvemos a las mismas condiciones de antes; vamos a tener nuevas catástrofes que son previsibles”.

El pensador francés destacó que “es esencial aprovechar este momento ahora para reflexionar, para preparar lo que viene y para reorientar nuestras sociedades. No podemos permitir que vuelva a ocurrir lo mismo. Yo considero que hay que orientar nuestras economías hacia los sectores esenciales. Por suerte ahora tenemos el beneficio de tener mayores medios que en los años 20, mejor material médico y mucho personal disponible. La salud es un sector que es económicamente rentable y que genera crecimiento. No entiendo entonces por qué cuando hay mayores gastos de salud se suele escuchar que es una mala noticia. La mala salud, en realidad, es económicamente una buena noticia”.


El futuro climático

“Otros sectores también entran en este paradigma: por ejemplo la higiene y la alimentación; la agricultura, de la cual depende la alimentación; la educación, clave para el funcionamiento de una sociedad; las universidades y el sector de la investigación, del que dependen muchos productos que van a surgir. No olvidemos la genética, la farmacia, todo lo que está relacionado con el material médico. Y hay muchos otros sectores que también son parte de la vida digital: la distribución, el saneamiento de aguas, la gestión de los residuos, las energías renovables, la construcción de viviendas limpias y sustentables, el acceso al crédito, los seguros -absolutamente necesarios-, la cultura, los instrumentos de la democracia y los instrumentos de la seguridad”.

Attali terminó su charla recordando que “con esto habremos cubierto todo lo necesario para garantizar una vida decente a la población. Entre estos criterios sin embargo no hay sectores tan importantes como el automotor, la aviación, el turismo: no digo que tengan que desaparecer; nadie querría vivir sin turismo, pero sí cabe replantearnos qué necesidad tenemos de viajar tanto. Claro que en la Argentina, por su extensión geográfica, es difícil no pensar en desplazamientos sobre grandes distancias. Pero tenemos que replantearnos cómo será el turismo. No va a ser ya tanto una industria de hospitalidad, sino quizá volcada a grandes viajes. No habrá en el futuro tanta gente que viaje hasta Ushuaia, por ejemplo. No volverá a venir gente de todo el mundo a Tierra del Fuego. Nos podemos imaginar un turismo diferente: más local, que implicará diferencias en el consumo. Puede crear también
mucha riqueza y muchos empleos. Y nuestra sociedad podrá sobrevivir, en particular, desde el punto de vista de los cambios climáticos, gracias a estas transformaciones”.

“¿Y por qué? Porque con todos los sectores que cité podremos solucionar cuanto antes la cuestión climática, siempre y cuando se eliminen las energías fósiles y nos concentremos en las energías limpias (entre ellas la energía nuclear). Así podremos prepararnos para lo que está por suceder. Seguramente habrá otras pandemias, pero estaremos mucho mejor preparados. Porque hay respuestas a este tipo de problemas y no tenemos que pensar en gestionar la urgencia y reaccionar cuando el problema ya llegó. Tenemos que preparar el futuro desde ahora. Y yo quisiera que un país como la Argentina pueda decir ‘soy el país de la economía de vida’. Es una nación que tiene todo lo que se necesita, en términos agrícolas, de energía renovable y de educación. Lo tiene todo para poder alcanzar ese nivel económico de vida elevado que les deseo”.

RONDA DE PREGUNTAS 

Luego de la charla, los invitados pudieron hacer llegar sus preguntas a Jacques Attali. Reproducimos algunas de ellas, junto con las respuestas del ensayista.
 

Usted escribió un libro, que terminó el 16 de julio. En ese momento parecía que las cosas estaban mejor en Europa, aunque vimos después que llegó una segunda ola de contagios. ¿Cree que los gobiernos europeos tienen lecciones que aprender a partir de esa experiencia y que en cierto modo no solo los europeos, sino también en otras regiones del mundo, avanzaron hacia lo que usted anuncia y defiende, la economía de la vida y de la salud, para darle una mayor importancia después de esta pandemia?

No. Me parece que no. Dudo de que vaya a cambiar. Creo que los gobiernos van a concentrarse sobre sectores como el automotor o la aviación. Siempre tenemos tendencia a volver hacia los intereses económicos más pujantes, sin una verdadera voluntad política. Por ejemplo, creo que el Fondo Europeo debería transformarse en un fondo económico para la vida, pero no va a ser el caso. Vamos a seguir poniendo plata en la economía de la aviación o en el sector químico.


¿Cómo podemos hacer para que esta toma de conciencia se dé?

Esperemos que no haya una segunda crisis. Y de todos modos, creo que no vamos a estar tan mal preparados en caso de que la hubiera. Creo que las condiciones están creadas para que un máximo de gente vea cambios y se dé cuenta de las necesidades. Felizmente vivimos en democracias, donde podemos tomar la palabra y manifestar nuestras ideas.
 

En su libro establece una relación directa de causalidad entre la pandemia y cuestiones ambientales.

Hay vínculos diversos. Por una parte tenemos la cuestión de la higiene y un mal manejo del medioambiente en los mercados. Si tuviéramos reglas tan eficaces como tiene la FIFA en el fútbol para manejar la higiene, quizá no tendríamos este tipo de problemas. Y recuerdo que está todo vinculado con el medioambiente porque el cambio climático tiene un impacto directo sobre la intensidad del virus. Esta crisis nos muestra que, cuando no prestamos atención a las señales de alarma, ocurre una catástrofe. Ya nos habían anticipado una pandemia de este tipo hace diez años, y no hicimos nada para prepararnos. Hace veinte años que vemos las catástrofes climáticas sucederse, ¿y qué hacemos? Nos dicen que tenemos un límite en 2050. Y es obvio que no podemos esperar a 2050 para hacer algo. Hay que actuar. Hay que darse cuenta de que es urgente ocuparse de las generaciones futuras. 

Otras noticias:

No news available.
Share this page Share on FacebookShare on TwitterShare on Linkedin