¿Por qué reducir?

Nuestras actividades requieren energía, y la mayoría de esa energía proviene de la quema de combustibles fósiles (petrol, gas), que emiten grandes cantidades de gases invernaderos, principalmente el dióxido de carbono. La actividad agrícola genera también emisiones de gases tales como el métano (ganado) y oxido nitroso (fertilización).

Hasta ahora, el desarrollo socio-económico de la humanidad se realizó en base a una matriz energética, altamente consumidora en combustibles fósiles. Sabemos hoy que ese modelo de desarrollo es peligroso para el equilibrio del clima y de los ecosistemas. Es nuestra responsabilidad medir nuestras emisiones y planificar una estrategía concreta y robusta de reducción progresiva de nuestras emisiones, a nivel individual, empresarial e institucional.

En ese sentido, las empresas y las instituciones públicas tienen un rol predominante por reducir su propio impacto, capacitar a sus empleados que son también ciudadanos,  seleccionar los proveedores e informar los clientes.

© 2017 CCI FRANCE ARGENTINE