Entrevista a Javier Raciatti, CEO de Louis Dreyfus Company (LDC) Argentina.

El ejecutivo compartió su percepción sobre los cambios implementados por el nuevo gobierno, el escenario para el agro en los próximos meses y el rol activo de la filial que dirige.

Perspectives, Socios  | 

Javier Raciatti

UN PANORAMA PROMISORIO

Existe un nuevo panorama del agro en la Argentina desde el cambio de gobierno. ¿Cómo lo calificaría?

El gobierno actual introdujo tres cambios que, entendemos, son clave para el crecimiento de la producción: ante todo, la eliminación y reducción de las retenciones a los cereales y la soja, respectivamente; en segundo lugar, la apertura de los mercados de exportación; y, tercero, el sinceramiento del tipo de cambio. La combinación de estas tres medidas tuvo un impacto positivo en la rentabilidad de los productores agropecuarios, algo que además generó un entusiasmo con dos efectos inmediatos: el aumento tanto de la producción como de inversiones privadas para producir esa mayor cosecha y exportarla. En definitiva, es una etapa de crecimiento para el país, que busca posicionarlo nuevamente como proveedor global de alimentos y productos agrícolas de calidad.

¿Cómo se modificaron el nivel y el tipo de producción?

Con un mayor incentivo económico, sumado a un productor argentino que se anima a invertir en tecnología en sus campos; así, sin dudas se potencia la productividad, algo que ya estamos viendo en varias zonas del país. Esto implica también un desafío enorme para el sector agroindustrial: particularmente, en LDC acompañamos –como desde hace más de 120 años- al productor, invirtiendo para estar preparados para recibir, industrializar y embarcar esa cosecha más grande.

¿Cuáles son los sectores del agro en los cuales la empresa está presente?

LDC Argentina está presente en toda la cadena de valor, desde el campo hasta la mesa. Proveemos insumos de calidad al productor a través de marcas propias: semillas de soja y trigo (y próximamente, sorgo y maíz) Macro Seed; fertilizantes Macro Fertil, y fitosanitarios Macro Protect. Originamos granos a través de nuestro equipo comercial, acondicionándolos en nuestras plantas de acopio o procesándolos en nuestras plantas de molienda, donde obtenemos hasta cinco subproductos: biodiésel, aceite de soja, harina alta en proteína, glicerina y lecitina. Ello nos permite acceder a una mayor cantidad de mercados, al colocar nuestros productos con mayor valor agregado y, de esta forma, aportar más divisas al país.
Nuestro rol principal consiste en estar presentes todo el año para comprar los granos a precios transparentes, en sana competencia dentro de un mercado muy líquido para los productores argentinos. Ello, sumado a las importantes inversiones industriales y logísticas que venimos desarrollando en todo el país, permite que los productores accedan a los mejores precios.
En definitiva, gracias a nuestra extensa red global y el know how de nuestro equipo, sumado al foco en la optimización logística y el soporte financiero, en LDC promocionamos y llevamos la producción de los argentinos a consumidores de todo el mundo.

¿Cuáles son los proyectos de LDC en este contexto? ¿Grandes, pequeños, variados…?

Estamos convencidos de que el mundo demanda más alimentos y de que la Argentina es un actor fundamental para abastecerlo. Para ello creemos que hay distintos sectores donde enfocar nuestras inversiones. En primer lugar, seguiremos ofreciendo insumos cada vez con mejores prestaciones. Segundo: seguiremos apostando a la mejora logística, para que los productores puedan obtener mejores precios. Ya que el transporte interno representa un gran desafío, estamos trabajando para participar en las operaciones ferroviarias que brindarán fletes más baratos en un sistema competitivo. En tercer lugar, y dado que la logística portuaria sigue siendo clave, estamos trabajando en proyectos potenciales para mantener a la Argentina como un proveedor eficiente. Por último, y quizá lo más importante, estamos convencidos de que el país debe convertirse en el supermercado del mundo, vendiendo productos con cada vez mayor valor agregado y trabajo argentino: por eso, continuamos analizando posibilidades de industrializar volúmenes crrecientes de la producción local, para exportarlos en las mejores condiciones y con precios óptimos.

El aumento de la producción requiere ampliar la infraestructura: puertos, rutas, vías férreas… ¿Los programas del gobierno responden a esa necesidad?

Afortunadamente, el gobierno lo tiene claro y hay importantes inversiones anunciadas en este aspecto, con gran foco en el ferrocarril de cargas. Para ello consideramos fundamental que se genere competencia en las vías, de modo que haya varios operadores trabajando y ofreciendo a los productores las mejores tarifas y el mejor servicio. La Argentina cuenta con un modernísimo sistema portuario privado y, sin dudas, habrá más inversiones en ese sector, algo que nos permitirá seguir siendo eficientes. De todos modos, es crucial que el gobierno realice obras de infraestructura básica de rutas y accesos a puertos y vías: en eso está trabajando el Ministerio de Transporte, que ha anunciado grandes planes de infraestructura que vemos con muy buenos ojos.

¿El agro es un motor del desarrollo regional? ¿Cuáles son las provincias más beneficiadas?

Sin lugar a dudas, el agro es uno de los sectores con mayor dinamismo y potencial del país. También, evidentemente, es el que mayor impacto está generando en la zona pampeana, específicamente en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa. Sin embargo, el gran reto es incrementar la producción en las zonas más alejadas de los puertos, que tienen gran potencial pero cuyos costos logísticos las han relegado: por eso, consideramos que es inteligente y oportuno el lanzamiento del plan Belgrano que, justamente, tiene al desarrollo del NEA y del NOA como uno de sus principales objetivos. Así, la idea es integrar a las zonas más pobres y pobladas del país en la generación de mayor producción y empleo. Como dije antes, la llave para lograrlo está en una logística competitiva ferroviaria y fluvial -por la hidrovía.

También se necesita un marco legal acorde. ¿Qué opina de la Ley de Semillas? ¿Se necesita un marco regulatorio más amplio para favorecer el crecimiento del sector?

La seguridad jurídica es fundamental para incrementar la investigación y el desarrollo, algo que repercute en mayor productividad para los agricultores. Creemos que sería muy importante culminar en una moderna ley de semillas.

¿Cambió el perfil del capital humano que se necesita para el agro? En esta nueva etapa, ¿es posible ser un sector inclusivo y que genere trabajo para todo el abanico de la población rural?

La tecnología avanza a una altísima velocidad; afortunadamente, el productor agropecuario argentino ha adoptado con rapidez todas las novedades. Esto genera, sin dudas, un desafío enorme: lograr empleos de mayor calidad en el campo. A esto se le suma una creciente agroindustria moderna y con alta productividad que nos permita llegar al mundo con productos cada vez más sofisticados y alimentos terminados.

La presidente de Louis Dreyfus Holding B.V es una mujer. La Argentina tuvo, en su momento, una CEO mujer. ¿Existe una política de empoderamiento de la mujer en LDC?

En efecto, uno de los principales valores de nuestra empresa es la diversidad; desde hace muchos años venimos trabajando con fuerza para brindar oportunidades a todos, incluso en los más altos niveles de decisión. Sin duda, las mujeres hacen un aporte enorme en los trabajos en equipo, y en esta empresa participan en todos los niveles.

¿Cuáles son las últimas innovaciones tecnológicas que han modificado la forma de trabajar en el sector agropecuario?

El mundo está cambiando a una velocidad cada vez mayor, y la biotecnología es una realidad. Creo que el campo de la investigación genética permitirá un mundo con mayor población y mejores estándares alimentarios gracias a una mayor productividad. Además del tema semilla, evidentemente hay desarrollos importantes en lo que respecta a maquinaria agrícola y producción; modernos sistemas de riego y monitoreo satelital de cultivos, los cuales se irán multiplicando.

Más actividad, más inversiones… ¿El sector financiero acompaña el repunte del sector agrícola? ¿Es un sector atractivo para las inversiones extranjeras?

Creo que el gobierno busca que tengamos un sistema financiero moderno y competitivo, pero llevará algún tiempo. Vemos que el Banco Nación y el Banco Provincia están trabajando para apoyar a los productores agropecuarios, lo cual es una excelente señal.
El sector agrícola es un gran consumidor de agua y de agroquímicos. Por otro lado, en ciertas regiones de la Argentina las zonas de cultivo se están ampliando a costa de los bosques originarios.

¿Cuáles son las medidas tomadas por LDC para promover una agricultura sustentable?

Ese es un gran tema que está en la agenda de nuestra empresa en un primerísimo plano desde hace mucho tiempo. Acompañamos las iniciativas globales en favor de la sustentabilidad en todos los cultivos y hemos trabajado en diversas mesas para analizar ese punto fundamental. Incluso desde la Argentina hemos realizado un intenso trabajo para producir biodiésel con enormes exigencias de cumplimiento ambiental certificadas para exportar a Europa y los Estados Unidos.

¿Qué opina de la participación del biodiésel en la nueva matriz energética de la Argentina? ¿Y de la energía a partir de la biomasa?

Parece una excelente iniciativa. Hoy somos el principal productor de biodiésel del país y creemos que para la Argentina, que tiene enormes excedentes de producción de aceite, es muy interesantepensar en cómo transformarlos en energía y reemplazar importaciones de gasoil.
Por otra parte, creemos que el sistema vigente desincentiva la competencia y las inversiones en plantas con escala y, por lo tanto, la eficiencia: es un esquema sin puja de precios en donde hay un manejo de cuotas y precios, que consideramos que no es el más conveniente para el país. Por ello, nuestra sugerencia es que en el mercado interno haya competencia para la provisión de biodiésel, de modo tal que el consumidor se beneficie con un producto más barato y eso también le brinde a la economía un mayor nivel de competitividad.

¿Piensa que el agro argentino se inserta de manera global en el contexto regional del Cono Sur? ¿Qué opina de las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea?

Evidentemente Latinoamérica, y fundamentalmente el Mercosur, tiene el enorme desafío de alimentar al mundo: por lo tanto, es importante que los países de la región trabajemos juntos para vender nuestros productos al mundo del modo más eficiente. Las negociaciones con la Unión Europea se están llevando a cabo en esa línea, algo muy importante para lograr que todos los países se beneficien con un mercado enorme que hoy no tiene las puertas totalmente abiertas a nuestra producción.


© 2017 CCI FRANCE ARGENTINE